Bonito vídeo, donde se ve lo esquiva y desconfiada que es la dorada para comer, pero también como se traga el longuerón entero sin inmutarse