Transcurridos 30 años desde que la Junta de Andalucía asumiera las competencias en materia portuaria, la Agencia Andaluza de Puertos de Andalucía (APPA) se propuso el año pasado realizar una profunda reflexión sobre cuál es la situación actual de las instalaciones portuarias de la comunidad autónoma andaluza, su entorno, su relación con la sociedad y con los agentes económicos y sociales, su dotación de equipamientos, sus modelos de gestión, su relación con el medio ambiente y, en general, su futuro y su uso por las futuras generaciones.

Fruto de esa reflexión, el pasado 29 de abril fue presentada la versión preliminar del documento borrador del Plan de Puertos de Andalucía 2014-2020, durante la primera reunión de la comisión de redacción del mismo.

El plan persigue básicamente establecer los criterios para hacer sostenible en términos ambientales y económicos la actividad en las infraestructuras portuarias andaluzas, garantizando que ésta se lleve a cabo de forma ordenada y compatible con la protección del litoral, el paisaje, los recursos naturales y, especialmente, los espacios naturales protegidos.

Pero sin duda, el principal reto del Plan es la generación de empleo, para lo cual, en el ámbito pesquero, las actuaciones previstas se encaminan a mantener la actual flota o, incluso, aumentarla, potenciando el valor añadido de la comercialización en lonja de los productos.

En el ámbito recreativo, la APPA tiene claro que hay dos modelos, uno que no ha triunfado, el de las concesiones a grandes grupos empresariales (casos de Marbella o Benalmádena), y otro que sí, el de aquellas instalaciones portuarias que han mantenido una fuerte componente medioambiental integrándose en el entorno donde se enclavan y que se gestionan a través de entidades de carácter privado pero sin ánimo de lucro como clubes y asociaciones náutico deportivas. En este último caso fuentes de la APPA sitúan a la ría del Piedras, cuyo sistema portuario consideran un referente, como modelo para exportar a otros puertos onubenses (Ayamonte o Isla Cristina) y al resto de Andalucía, especialmente a algunos de la provincia de Cádiz.

Según estas mismas fuentes, las asociaciones o clubes que gestionan estas instalaciones tienen "perspectivas más realistas enfocadas al ámbito deportivo y al número de socios con los que cuenta cada una". En este sentido, señalan, las prioridades de la APPA son, en primer lugar, exportar el modelo de la ría del Piedras, en segundo reordenar lo que ya existe y en tercero, como última opción, hacer concesiones a grandes grupos empresariales, sobre todo en la provincia de Málaga, la única donde pueden tener viabilidad.

El objetivo pasa por dotar de contenido aquellos puertos deportivos que, gestionados directamente por la APPA, se encuentran actualmente medio vacíos como consecuencia de la crisis. Las medidas a adoptar en estos casos pasan por reforzar su promoción, fomentar la realización en ellos de actividades para facilitar a los ciudadanos el disfrute de la náutica de forma más asequible para todos los bolsillos y, finalmente, potenciar el turismo náutico haciendo más atractivo el invernada de embarcaciones de otros países.

La Consejería de Fomento y Vivienda que dirige Elena Cortés y de la que depende la APPA considera la sostenibilidad global del Plan (medioambiental y económica) como el elemento clave en la gestión del sistema portuario de Andalucía, teniendo como destinataria principal a la sociedad en general, pero sobre todo a aquellas personas que habitan en la costa y en las zonas donde se enclavan los puertos. Según el documento, la ciudadanía debe entender el puerto como algo suyo, dedicado a su uso y disfrute, y no como algo privativo de aquellos que hacen un uso más intensivo de las instalaciones por ser titulares de una embarcación o por desarrollar en ellas alguna actividad, ya sea de carácter profesional (pesca), como recreativa o de ocio.

Así, sus principales objetivos pasan por impulsar el papel del sistema portuario para el crecimiento socioeconómico de Andalucía, contribuyendo a la mejora de la calidad de vida de sus habitantes; priorizar la calidad ambiental y la conservación de los recursos naturales del litoral y el paisaje en la determinación de nuevas infraestructuras portuarias o mejorar la integración puerto-ciudad contribuyendo a la regeneración de espacios e infraestructuras en obsolescencia incorporando elementos propios del paisaje en su rediseño. También se busca identificar las prioridades de la demanda náutico recreativa y ajustar una oferta equilibrada y adecuada a las características ambientales del litoral y determinar las actuaciones para la mejora de las condiciones operativas de la actividad pesquera, incluyendo las nuevas técnicas productivas.

Otros objetivos pasan por mejorar la calidad en la gestión de los servicios portuarios, integrándola con una adecuada gestión ambiental y contribuyendo a reducir el impacto ambiental y el consumo energético de las instalaciones portuarias mediante un uso racional de las nuevas tecnologías; contribuir a mejorar la oferta turística y el ocio sostenible de nuestro litoral, estudiar nuevas formas de utilización de las instalaciones portuarias para optimizar tanto su lamina de agua como el espacio terrestre, potenciar y difundir la náutica y el uso de los espacios portuarios acercando los puertos al conjunto de la sociedad y asegurar la sostenibilidad económica del sistema portuario andaluz.

Administrativamente, después de la presentación de la versión preliminar del documento el pasado mes de abril, la Consejería ha iniciado un proceso de difusión y participación con el que se pretende lograr una amplia contribución para redactar su versión definitiva, que tendrá que ser finalmente aprobada por el Consejo de Gobierno de la Junta antes de que acabe este año 2014. Paralelamente se está tramitando la evaluación ambiental estratégica del plan, por lo que en estos momentos se está redactando su informe de sostenibilidad ambiental. El documento también tendrá que contar con informes preceptivos de la Dirección General de Costas y de la Consejería de Ordenación del Territorio.

El documento inicial dota al Plan con un presupuesto de 122,6 millones de euros para todo el periodo 2015-2020, buena parte de los cuales se van al apartado de desarrollo portuario (53,76 millones). Le siguen el de conservación y mantenimiento de instalaciones portuarias (49,41 millones), y mejora de las relaciones puerto-ciudad (16,3 millones). También prevé el Plan un apartado de inversión privada por parte de los titulares de concesiones y autorizaciones en dominio público portuario en materia de náutica de recreo, pesca, industrias, comercio y hostelería, aunque la cantidad no se ha especificado.

Un objetivo prioritario del Plan es incentivar la actividad productiva de los sectores económicos que utilizan como base de su actividad los puertos andaluces y, en consecuencia, la creación de nuevos puestos de trabajo. Los 24 puertos autonómicos gestionados directamente por la Agencia Pública de Puertos de Andalucía emplean actualmente a 39.881 trabajadores (8.862 directos y 31.019 indirectos). Las inversiones y medidas contempladas en el presente plan deben significar un aumento sostenible de estas actividades económicas, calculándose que al final de la ejecución del mismo, en 2020, pueda haberse incrementado un 10% el empleo generado en los puertos andaluces, lo cual supondría la creación de casi 4.000 nuevos puestos de trabajo en los puertos de gestión directa.




Fuente: La APPA propone la gestión de los puertos deportivos a través...